Las redes sociales son un lugar donde las empresas pequeñas pueden competir con las más grandes en igualdad de condiciones. Este medio no entiende de presupuestos altos ni bajos, pero sí que entiende de estrategias efectivas y objetivos cumplidos, y para llevarlos a cabo es imprescindible dominar el lenguaje propio del canal 2.0 y saber como actuar. Un reto que puede ser un poco complejo para las empresas más pequeñas. Para muchos expertos el principal problema es que las pequeñas empresas no tienen tiempo, experiencia ni recursos propios para desarrollar una presencia efectiva en redes sociales. Sin embargo, el éxito en redes sociales, rae, más allá de los recursos, en el conocimiento de ciertos aspectos, así como en la claridad de las metas que pretendemos conseguir. Establece objetivos analiza quién y qué quieres ser en las redes sociales. A partir de aquí, define claramente que quieres conseguir en redes sociales. Seguramente querrás conseguir fama, éxito y dinero en poco tiempo, pero el mundo 2.0 no es una prueba de velocidad, sino más bien una cursa de fondo. Establece prioridades y apuesta para conseguir tus intereses principales. Selecciona en qué canales actuarás y crea y optimiza tus perfiles adecuadamente Define una estrategia en función de los objetivos planteados, e incluye en qué canales sociales la desarrollarás. Es importante que tengas en cuenta los recursos de que dispones, tanto económicos como humanos. No quieras alcanzar más del que realmente seas capaz de gestionar. No hay nada peor que un perfil social sin vida ni contenido. Escucha atentamente tanto tus clientes como el resto del sector y los expertos en la materia Tus clientes serán los mejores profesores: ellos ya están en las redes sociales y tienen, de largo, experiencia en el medio. Te indicarán qué les gusta, con quienes interactúan, qué contenido los atrae más o cómo comparten. Lo único que tienes que hacer es poner atención y beber de esta gran fuente de sabiduría. Por su parte, el resto de empresas y "influencers" del sector te servirán como ejemplo de cuáles son las acciones que funcionan en las redes sociales y qué no, además de aportar contenido de gran valor y ayudarte a detectar tendencias. Conecta con tu público objetivo Una vez has diseñado tu presencia en redes sociales, dedícate a darte a conocer, a hacer contactos y crear una comunidad de seguidores. Ten siempre presente que no se trata de coleccionar fans, sino de crear vínculos que ayuden a fomentar relaciones y fomentar el "engagement". Siempre tiene que prevalecer la calidad de los contactos ante la cantidad. Genera interacciones El medio online es un canal abierto a la conversación, donde tienes que adaptar tu discurso para integrarte a la comunidad. Llama tus seguidores a la acción, preocúpate por sus intereses, pregúntales abiertamente y haz que participen. No dudes a la hora de mostrarte cercano y accesible. De hecho, se trata de esto, si consigues la participación de tus seguidores irás por el buen camino. Aporta siempre contenido de calidad Tanto tus actualizaciones como la información que muestres a través de los canales sociales tienen que ser interesantes para tus usuarios. Si te has parado a escucharlos, has conectado con ellos y sabes como conseguir su participación, sólo hará falta que los ofrezcas contenido útil y atractivo, adaptado a sus intereses. Monitoriza, analiza los resultados y optimiza tu estrategia La estrategia sin monitorització no tiene sentido. Es necesario que sigas de cerca la evolución de tus acciones con el fin de extraer resultados y reaccionar adaptando, si hace falta, tu estrategia. La monitorització también te servirá para detectar a tiempo problemas y contratiempos que puedan afectar tu reputación online. Cómo puedes ver, son pasos básicos, pero son imprescindibles para poder desarrollar una presencia efectiva en redes sociales.

Fuente del articulo completo: Puro Màrqueting